Orgulloso de ser “ANDALÚ”

Siempre me he sentido orgulloso de ser andaluz, siempre he llevado a gala la pasión por mi tierra y aunque a veces es difícil de entender, siempre he creído en nuestra superioridad como pueblo. Y cuando de superioridad hablo, no me refiero a ese sentimiento fascista de supremacía racial, qué tontería, me refiero a esa manera de afrontar la vida, con todos sus quebraderos de cabeza, que por estos páramos llevamos.

Y es que, para hacer justicia, y no pecar de ceguera nacionalista, hay que reconocer que en ningún sitio como aquí se disfruta de la máxima “al mal tiempo buena cara”, y evidentemente no estamos hablando de meteorología, sino de la que está cayendo, llámalo crisis, llámalo putada. Tampoco voy a entrar en ese tópico que tanto se oye por las calles…”no estará la cosa tan mala cuando están to los bares hasta las trancas”. Vamos a ver criatura, para que un andaluz deje de tomarse una cervecita con su tapa en una terracita hace falta mucho más que esto, me cago en esta crisis si piensa que me va a privar de semejante placer, ya me lo quitaré de otros menesteres.

Otra de las causas que hacen que me sienta satisfecho de mi origen es nuestra lengua. Joder, que pena me da de esa gente que se avergüenza de nuestra habla, que en cuanto pisan tierra extraña ya están metiendo eses donde no caben. Peor para ellos si no saben apreciar el poder de su diferencia, sino que se empequeñecen ante cualquier castellanoparlante. Yo soy de la máxima “habla bien, habla andalú”. Si elimináramos ese tipo de prejuicios otro gallo nos cantaría. No lo sé, pero estoy casi convencido que algunos personajillos como Séneca, Averroes, Góngora, Velázquez, Bécquer, Machado, Manuel de Falla, Picasso, Juan Ramón Jiménez, Lorca, Blas Infante o Lola Flores, Camarón, Carlos Cano y Paco de Lucía por poner sólo un pequeño ejemplo, con todo lo que han aportado al mundo, cada uno en su Arte, no se sentirían demasiado agradecidos a un pueblo que reniega de sí mismo.

Es por esto y por mucho, muchísimo más por lo que me siento dichoso y afortunado de pertenecer a esta bendita tierra, con sus defectos (que los tenemos y muchos, a ver cuando despertamos) y sus virtudes. Así que si eres andaluz enhorabuena y si no bienvenido seas.

Jorge Portillo Martín.

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*