HOLA – Adiós al humo

Muchos fumadores, ahora enfadados, agradecerán esta nueva normativa que incentiva los espacios cerrados libres de humo, porque dentro de unos años estarán desenganchados o con el hábito minimizado. Los más beneficiados serán los integrantes de la nueva generación, que crecerán rodeados en menor medida por el ejército de adultos con palito ardiendo en la mano. ellos verán que el fumador está aislado y marginado y tendrán que ser convencidos de forma concienzuda por un amigo (hijo de fumador) para probar su primer cigarro.

Si queremos avanzar con europa ésta es una de las medidas que tenían que tomarse. No es justo inhalar humo y más humo en un restaurante, bar, pub, discoteca, etc. sin ser fumador. Yo nunca elegí fumar y lo he hecho durante años pasivamente. Ahora se reconoce mi derecho a no respirar amoniaco, arsénico, butano, cianuro, formaldehído, metano, cadmio, monóxido de carbono, alquitrán, benceno, radón y nicotina respirada y exhalada por el vecino.

Amigos fumadores, no os enfadéis, aunque no lo parezca, esta medida tan drástica os beneficia tanto como a nosotros.

¿Un cigarrito?

Lain de Macías